Tu nombre

Tu nombre

Escribí tu nombre en la arena,
vino el mar y lo borró

Lo escribí en plata y oro,
pero el tiempo lo fundió.

Lo escribí entre las plantas,
y el aire lo marchito.

Nadie aguanta como yo,
que en el corazón lo llevo escrito,
y nadie lo borró.

    A Rosario

Esta hoja arrebatada a una corona que la fortuna colocó en mi frente entre el aplauso fácil e indulgente con que el primer ensayo se perdona. Esta hoja de un laurel que aún me emociona como en aquella noche, dulcemente, por más que mi razón comprende y siente que es un laurel que el mérito no abona. Tú la viste nacer, y dulce y buena te estremeciste como yo al encanto que produjo al rodar sobre la escena; Guárdala y de la ausencia en el quebranto, que te recuerde de mis besos, llena, al buen amigo que te quiere tanto.

    ¿Quién va allí?

¿Quién va allí? Grosero, hambriento, místico, desnudo… ¡quién es aquél? ¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey? Pero ¿qué es el hombre en realidad? ¿Qué soy yo? ¿Qué eres tú? Cuanto yo señale como mío, Debes tú señalarlo como tuyo, Porque si no pierdes el tiempo escuchando mis palabras. Cuando el tiempo pasa vacío y la tierra no es mas que cieno y podredumbre, no me puedo parar a llorar. Los gemidos y las plegarias adobadas con polvo para los inválidos; y la conformidad para los parientes lejanos. Yo no me someto. Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como de da la gana. ¿Por qué he de rezar? ¿Por qué he de inclinarme y suplicar? Después de escudriñar en los estratos, después de consultar a los sabios, de analizar y precisar y de calcular atentamente, he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos. Soy fuerte y sano. Por mi fluyen sin cesar todas las cosas del universo. Todo se ha escrito para mi. y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras. Soy inmortal. Sé que la órbita que escribo no puede medirse con el compás de un carpintero, y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la noche con un carbón encendido. Soy sagrado. Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan. Las leyes elementales no piden perdón. (Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los cuales se levanta mi casa.) Así como soy existo. ¡Miradme! Esto es bastante. Si nadie me ve, no me importa, y si todos me ven, no me importa tampoco. Un mundo me ve, el mas grande de todos los mundos: Yo. Si llego a mi destino ahora mismo, lo aceptaré con alegría, y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré… esperaré alegremente también. Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito y me río de lo que tu llamas disolución por que conozco la amplitud del tiempo. Autor del poema: Walt Whitman

    Poemas de Aniversario – Poemas para aniversarios

En este nuestro nuevo aniversario te ofrezco un tesoro de gran valor, un poema te entrego de regalo, te doy lo que sale de mi corazón. Entrego mis letras llenas de emoción, junto al aroma de la flor mas bella, te ofrezco mis caricias y mi pasión, y la melodía de un coro de estrellas. También regalo mi linda sonrisa te pido a cambio tus dulces caricias, te entrego las llave de mi alma a cambio no voy a pedirte nada. En las mesitas las velas encendidas recordando nuestra noche de bodas, las sábanas con pétalos de rosas, y en la cama una botella y dos copas. Como aquél día en que nos casamos en el cielo una noche de luna llena, a recordar aquel momento volvamos, descorcha el champán, brindemos por ella. Los años han hecho que las palabras no sean necesarias para entendernos, tantos años juntos jamás pudieron destruir el amor que ambos tenemos. Una historia como pocas vivimos, un hogar feliz nosotros construimos, celebremos que perdura en el tiempo, ¡Juntemos las copas, ahora brindemos!.

    Si mis labios fueran plumas y mi corazón un tintero

Si mis labios fueran plumas y mi corazón un tintero, con la sangre de mis venas escribiría te quiero.
-Si cada vez que pensara en ti una estrella se apagara, no hubiese estrella en el cielo que brillara. 
-Si yo fuese el mar, y tu una roca, haría subir la marea, para besar tu boca.
-No cambiaría un minuto de ayer contigo por cien años de vida sin ti.
-Prefiero un minuto contigo a una eternidad sin ti.
-Mis ojos lloran por verte, mis brazos por abrazarte, mi boca por darte un beso y mi corazón por amarte.
-1 dia para conocerte, 1 semana para quererte, 1 mes para amarte, 1 vida para olvidarte.
-Importante es mi corazón porque me hace vivir, pero más importante eres tú, por que lo haces latir


ecoestadistica.com