Poemas de amor – Si te sueño porque te quiero

Si te sueño porque te quiero, si te necesito porque te quiero, si te pienso porque te quiero, si te añoro porque te quiero, te quiero porque te quiero y te quiero porque eres tú.

    Poemas de Desamor – ¿ QUIEN ERES TU ?

DIME QUIEN ERES TU HAY COSAS QUE NO COMPRENDO ¿ CUAL ES TU MAYOR VIRTUD? ME TIENES AQUI SUFRIENDO SIN TI ME FALTA EL AIRE CONTIGO NO HAY GUERRAS PERDIDAS TU ME ENSEÑASTES A REIR TU ME LLENASTES DE VIDA ¿ SERAS MI GRAN IMPOSIBLE? ¿MI FANTASIA AMOROSA? ¿ERES ACASO MI AMOR? O DIME QUE OTRA COSA PUES YA NO PUEDO DEJARTE Y A TU MENOR SEÑA VUELVES A ARRODILLARM E SIN PROVOCARTE PENA SI ¿DIME QUIEN ERES TU QUE NO LOGRO IMAGINARTE DEMASIADO PARA SER REAL DIFICIL PARA CREARTE QUISIERA OLVIDARLO TODO TAL VEZ EMPEZAR DE NUEVO INCLUSO DECIRTE ADIOS LO MALO ES QUE NO PUEDO

    Te pido perdon

Mujer tu que as sido maltratada, llenándote de penas el corazón, azotándote la vida por la espalda, yo, por ser hombre, te pido perdón. Torno toda tu vida a un hilo, al que no podías dar marcha atrás, Con fuerza soportaste el inmenso frio, frio, que el miedo te hacia pasar. Decías que nunca ibas a olvidar, y seguro, que no lo olvidaras, yo te ayudare a dejarlo a un lado, con tu coraje lo superaras. Así te marco la vida un reto, al que yo, no tendría valor, de aguantarlo como tu, Hermana, yo, por ser hombre, te pido perdón.

    Cada gota de amor

Cada gota de amor

Y al cubrirte con mi cuerpo adormecido,
beso tus ojos dulces despertando,
para guardar tu imagen en las almohadas tibias
que acompañaron el abrazo enamorado.

Una paz recorre mis adentros,
cual ramas tiernas embriagadas de rocío
están mis ansias ya calmadas por tus besos.

Te respondo con el alma delirante,
entre veredas sacudidas por tus versos,
para rozar tu aliento en este tiempo.

Son las pieles de dos seres que le escriben
a esos gestos, abrazos y caricias,
donde el corazón es una esponja bendecida
que absorbe cada gota del amor en su cornisa.

    Frases celebres de amor – El verdadero amor no se

El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece. Benavente, Jacinto


ecoestadistica.com